CAMBIO DE HÁBITOS

EN PRO DEL MEDIO AMBIENTE

Con información de SEMARNAT

Nuestras acciones, por más pequeñas que parezcan, pueden tener un efecto positivo en el cuidado del medio ambiente.

Foto: Freepik

Mantener limpio nuestro hogar y tener una buena higiene personal no significa que estemos comprometidos con el medio ambiente, pues sin saberlo, también podemos ser fuente de contaminación al efectuar de manera errónea algunas prácticas.
El cuidado del ambiente comienza en casa y con solo cambiar algunos aspectos de nuestra rutina podemos economizar, cuidar nuestra salud y beneficiar al planeta. Aquí algunas recomendaciones para fomentar hábitos ecológicos:

  1. Reduce el consumo de alimentos enlatados. Además de generarse un aumento en la  producción de latas de aluminio, es un material que genera un compuesto tóxico que perjudica la salud.
  2. Desconecta los aparatos electrónicos, aún cuando no se estén utilizando gastan energía.

  3. Mantén ventilada tu casa para que circule el aire y mantengas un espacio puro.

  4. Si te es posible, coloca paneles solares y utiliza calentadores de agua con la misma tecnología.

  5. Separa los residuos. Utiliza botes separadores para que en los sitios de disposición final sea más sencilla su aprovechamiento.

  6. Coloca una cubeta para recoger el agua fría mientras sale la caliente para reutilizarla en la limpieza de la casa, del coche o para regar las plantas.

  7. Cuida que la llave del fregadero no gotee al cerrarla. Cambia los empaques cada vez que sea necesario.

  8. Aprovecha al máximo la luz natural, enciende la luz sólo cuando la necesites.

  9. Evita en lo posible el uso de pilas. Son mucho más caras que la corriente eléctrica. Si te son necesarias, entonces procura que sean recargables.

  10. No frenes ni aceleres con brusquedad tu automóvil; esto aumenta la producción de gases contaminantes y el consumo de gasolina.